Cuidemos nuestra Salud Sexual y Reproductiva

Tuesday, February 16, 2021

La salud sexual y reproductiva se define como el bienestar físico, mental y social que favorece que la persona comprenda y tenga un ejercicio libre, satisfactorio, responsable y sano de su sexualidad y la autonomía para tomar decisiones informadas sobre la reproducción. Está relacionada también, con el acceso a servicios de salud ajustados a las necesidades de las personas, de acuerdo a su género, orientación e identidad sexual, etnia, cultura, condición socioeconómica y ciclo de vida, entre otros.

 

Debido a que la sexualidad está relacionada con la vinculación afectiva, el amor, el erotismo, el placer y la reproducción, el goce efectivo de los derechos humanos sexuales y reproductivos, inicia con la vida misma, e implica la adquisición de diferentes habilidades para la vida a lo largo del desarrollo individual que comprenden, el autoconocimiento, la comunicación asertiva, la empatía, las relaciones interpersonales y la toma de decisiones orientadas a alcanzar el bienestar humano y social. De esta manera, la educación en materia de sexualidad, es una responsabilidad de la sociedad en su conjunto que inicia desde el entorno familiar y transcurre durante toda la vida.

 

Tips para cuidar mi salud sexual y reproductiva

  1. Conozco mi cuerpo, sus cambios, cuido mi salud en general alimentándome bien y haciendo ejercicio regular: Es importante conocer tus periodos menstruales, ciclos, fecha de inicio, regularidad, cantidad, entre otros aspectos. También es importante el auto concepto, la identidad, la autoimagen y actividades que refuercen la autoestima. Expresar libremente la identidad de género, la orientación sexual, respeto hacia ti mismo y hacia los otros.
  2. Cuido mis relaciones interpersonales afectivas, eróticas y sexuales: Implica hacer una evaluación de los riesgos y consecuencias de nuestras relaciones interpersonales, especialmente nuestras prácticas sexuales y tomar las medidas que nos lleven a disfrutar nuestra vida sexual, sin tener consecuencias que nos perjudiquen.
  3. Me mantengo informado: Busco asesoría profesional permanentemente. Es importante despejar todas las dudas relacionadas con la sexualidad y la reproducción pues existen muchos mitos al respecto.
  4. Consulto los servicios de salud sexual y reproductiva regularmente: Para evitar un embarazo es necesario hacer parte de un programa de anticoncepción, la asesoría profesional y los métodos son gratuitos. Cuidar de tu salud implica evitar un embarazo no deseado y protegerte frente a infecciones de transmisión sexual, la mejor manera es realizándolo en tu centro de salud de manera confidencial y segura.
  5. Busco ayuda en caso de ser víctima de discriminación, estigma y violencia de género incluyendo la violencia sexual: La violencia sexual es una urgencia, de igual manera, otros sectores como justicia y protección, están involucrados en garantizar la libertad e integridad sexual, de modo que consulta y denuncia si estas siendo víctima de acoso, asalto o abuso sexual.

 

¿A qué servicios puedo acceder para cuidar mi salud sexual y reproductiva?

 

En la actualidad, la atención en salud individual se ha organizado en rutas de atención integral que se disponen según el ciclo de vida, grupos de riesgo y enfermedades específicas. Estas intervenciones son gratuitas y buscan llegar a la totalidad de la población, las relacionadas con la salud sexual y reproductiva, son:

 

1. SERVICIOS DE ANTICONCEPCIÓN: Dirigidos a Mujeres y hombres quienes desean iniciar un método anticonceptivo. Incluye:

  • Atención en salud para la asesoría en anticoncepción.
  • Elección y suministro de métodos anticonceptivos.
  • Controles de acuerdo al método de elección.

 

Entre las opciones de métodos anticonceptivos modernos disponibles en Colombia en el Plan de Beneficios en Salud y que son gratis para toda la población, tenemos los siguientes:

  • DIU (dispositivo intrauterino): T de cobre u hormonal.
  • Implante subdérmico
  • Inyección trimestral
  • Inyección mensual
  • Anillo anticonceptivo vaginal
  • Pastillas anticonceptivas
  • Parche anticonceptivo
  • Condón
  • Métodos definitivos: Ligadura de trompas y Vasectomía
  • Anticonceptivos de emergencia

 

¿Puedo acceder a métodos anticonceptivos si soy adolescente?

Lo primero a señalar, es que el inicio de las relaciones sexuales se encuentra en la esfera más íntima de los seres humanos y por lo tanto debe ser una decisión autónoma libre de presión y coerción. La iniciación sexual es el encuentro sexual en el que hay exploración física y satisfacción erótica, personal o en pareja, no necesariamente implica una relación sexual penetrativa. La abstinencia es una de las opciones a fin de evitar los riesgos de modo que se retrase el inicio de las relaciones sexuales y estas ocurran de manera segura y satisfactoria.

 

Una vez se alcance el desarrollo físico y psicológico, necesarios para decidir iniciar las relaciones sexuales penetrativas, es importante elegir un método para evitar embarazos e infecciones de transmisión sexual. Siempre es recomendable la doble protección, es decir un método anticonceptivo frecuente y el uso consistente del condón (en todas las relaciones sexuales y durante toda la relación sexual).

 

Es importante señalar, que las relaciones sexuales antes de los 14 años, se catalogan como abuso sexual, de manera que un embarazo en menor de 14 años, se abordará como un caso de violencia sexual. Resaltamos que los servicios relacionados con los riesgos presentes, serán garantizados, es decir, provisión de método anticonceptivo, acceso a interrupción voluntaria del embarazo o atención del embarazo en control prenatal. Las adolescentes serán atendidas de manera diferencial, confidencial y humanizada.

 

¿Puedo usar métodos anticonceptivos si tengo enfermedades crónicas, de base, como Epilepsia, Cáncer, VIH, entre otras?

Si. Idealmente si se tienen riesgos adicionales como enfermedades de base, se deben evitar situaciones que aumenten el riesgo en salud. De esta manera, se debe postergar la decisión de un embarazo y más aún evitar los embarazos no planeados. En caso de querer un embarazo, es solicitar la atención preconcepcional, en esta consulta se evaluarán e intervendrán los riesgos específicos a fin de conseguir un embarazo en las mejores condiciones de salud posibles para evitar riesgos en el binomio madre hijo.

 

2. INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DEL EMBARAZO (IVE):

En Colombia, es un derecho fundamental de las niñas, adolescentes y mujeres adultas acceder a la IVE bajo 3 causales según la sentencia C 355 de 2006:

  • Cuando la continuación del embarazo constituya peligro para la vida o la salud de la mujer, certificada por un médico. La causal salud mental y social, puede certificarse por un psicólogo.
  • Cuando exista grave malformación del feto que haga inviable su vida, certificada por un médico.
  • Cuándo el embarazo sea el resultado de una conducta, debidamente denunciada, constitutiva de acceso carnal o acto sexual sin consentimiento, abusivo o de inseminación artificial o transferencia de óvulo fecundado no consentidas, o de incesto.

 

3. LA CONSULTA PRECONCEPCIONAL:

 

Es la consulta dirigida a mujeres que tienen intención reproductiva a corto plazo, es decir, que desean quedar en embarazo, lo ideal es realizar esta consulta, al menos una año antes de iniciar con el embarazo planeado.

 

Una vez tomada la decisión, se deberá acudir al centro de salud más cercano para solicitar de manera gratuita la consulta inicial preconcepcional, en donde se evaluará el estado de salud, los antecedentes de salud individuales y familiares, con el fin de identificar algún riesgo o signo de alarma que puedan afectar el quedar embarazada o el embarazo mismo. Durante la consulta se realizarán exámenes de laboratorio y se envía suplementación para la futura madre.

 

4. EL CONTROL PRENATAL:

Durante los controles prenatales se toman ecografías y nuevamente laboratorios clínicos; se realiza consulta con el odontólogo y nutricionista, y se continúa con los controles prenatales que como mínimo, deben ser 7 si la mujer ya tiene hijos, sino tiene hijos, se programarán mínimo 10 controles. La periodicidad de las consultas de seguimiento y control debe ser mensual hasta la semana 36, y luego cada 15 días hasta la semana 40.

 

Y ya para terminar, pero no menos importante, la embarazada debe asistir en compañía de la pareja o de un cuidador a las 7 sesiones del curso de preparación para la maternidad y la paternidad: la primera, antes de la semana 14, las otros tres en el segundo trimestres y las tres últimas en el tercer trimestre del embarazo.

 

El total de actividades incluidas en la ruta materno perinatal son:

  • La atención para el cuidado preconcepcional (antes del embarazo).
  • La IVE (en caso de no desear continuar con el embarazo).
  • La atención para el cuidado prenatal (controles prenatales).
  • La atención en salud bucal.
  • La atención para la promoción de la alimentación y nutrición de la embarazada.
  • La atención del parto y del puerperio.
  • La atención para el cuidado y seguimiento del recién nacido.