Luchemos contra el Cáncer...

Monday, February 1, 2021

El cáncer es un proceso de crecimiento y diseminación incontrolada de células que puede aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo. El tumor suele invadir el tejido circundante y puede provocar metástasis en puntos distantes del organismo. Esto ocurre en todos los cánceres excepto en la leucemia (cáncer en la sangre).

 

Aunque los diagnósticos de cáncer siguen aumentando, el número de sobrevivientes y posibilidad de curación también ha incrementado gracias a la mejora en los tratamientos y la detección temprana de la enfermedad con exámenes que permitan el estudio de las células.

 

Es importante tener presente que son muchos los tipos de cáncer que se podrían prevenir evitando factores de riesgo comunes como:

  • El humo de tabaco.

  • El consumo de alcohol.

  • El sedentarismo.

  • El sobrepeso u obesidad.

  • La mala alimentación.

 

Aproximadamente se estima que uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres tendrá cáncer en algún momento de su vida. Cada año se diagnostican en el mundo más de 14 millones de casos nuevos y la enfermedad provoca 9,6 millones de muertes al año.

 

Con dichas cifras, es muy probable que nosotros mismos o alguien de nuestra familia tenga cáncer en algún momento de su vida. Por eso se trata de una cuestión que nos afecta a todos.

 

Síntomas a los que debemos estar alerta

 

Existen muchos tipos de cánceres y los síntomas varían de una persona a otra, pero es cierto también que algunos síntomas son muy significativos a los que hay que prestar atención, aunque la presencia en sí de uno o varios de estos síntomas no quiere decir que padezcamos cáncer. Siempre ante la duda, consultar con un médico:

  • Bultos o masas extrañas en cualquier parte del cuerpo.
  • Fatiga, cansancio, falta de aire o tos.
  • Sangrados o hemorragias imprevistas.
  • Pérdida de peso repentina o falta de apetito.
  • Dolor.
  • Complicaciones al tragar, al orinar o al realizar cualquier otra necesidad fisiológica.
  • Sudores nocturnos intensos.
  • Cambios en un lunar o manchas en la piel.
  • Cambios en las mamas.

 

Sobre su tratamiento:

 

La detección temprana en el cáncer tiene una importancia fundamental, de forma que existen determinadas pruebas diagnósticas para captar la enfermedad en estadios muy tempranos, con la consecuente probabilidad de curación. Es el caso de los exámenes de cáncer colorrectal, pulmón, mama y cervical.

 

Dependiendo del tipo de cáncer, del estadio en que se encuentre, y el estado de salud del paciente, se podrán emplear distintas técnicas y tratamientos, como:

  • Cirugía
  • Radioterapia
  • Quimioterapia
  • Inmunoterapia
  • Hormonoterapia
  • Terapia génica